Electrocución por selfie

JR West, la compañía que opera trenes desde Kyoto hacia el suroeste de Japón, ha prohibido el uso de palos de selfies en las estaciones y trenes desde mediados de septiembre.

Me ha llamado la atención que les preocupe la posibilidad de electrocutarte con la catenaria. No sé cómo de realista es, me da en la nariz que necesitarías un palo para selfies muy largo, como mínimo en las estaciones de Shinkansen, tal y como podéis comprobar en la siguiente imagen.

Para llegar hasta la catenaria necesitas un palo de selfie de 3,5m de largo… y si no comparad con los peatones.

Quizá en las líneas locales la catenaria esté más cerca, pero sigue pareciéndome exagerado que puedas llegar a ella sólo con un palo de selfie. Por mi parte, las razones para que no lo uséis serían más por vergüenza ajena que otra cosa. Yo intento no meterme, allá cada uno con sus hobbies. Eso sí, tened cuidado.

Visto en Kirai.

Anuncios

Cambiar las vías como quien no quiere la cosa

Los Japoneses nos llevan eones de ventaja en cuestiones de trenes de pasajeros, especialmente en temas de logística. Al mínimo retraso te están pidiendo disculpas por megafonía: “el Shinkansen Nozomi llegará con un minuto de retraso, disculpen las molestias”. Un mísero minuto de retraso es impensable! Pero a lo que llegaron hace más de un año en Shibuya para evitar afectar a los pasajeros es ya el Nirvana de los ingenieros de infraestructuras. Para no interrumpir el servicio, 1200 trabajadores desconectaron unas vías y las conectaron a otras durante la noche, en menos de cuatro horas, incluyendo un “test run” con un tren vacío por si las moscas. El vídeo que han editado para fardar de hazaña no tiene desperdicio…

Haciendo un cálculo rápido, cuatro horas de trabajo de 1200 personas son equivalentes a 600 personas trabajando a jornada completa por un día, lo que equivale a 6 personas trabajando 100 días, que a lo bruto y teniendo en cuenta fines de semana son unos cinco meses. Es decir, han comprimido el equivalente a seis personas trabajando durante cinco meses en cuatro horas.

Visto en Kirai