Tercer Blogiversario

Fijaos si tengo olvidado esto que se me ha pasado su cumpleaños. Ya me he aburrido del blog? Pues no, tendríais que ver mi carpeta de borradores. Pero no hay tiempo libre para mucho, así que lo vas dejando y dejando hasta que tienes que airear el blog porque huele a rancio y humedad. Aquí está mi aireamiento anual, una pequeña recopilación de lo que he hecho desde el anterior blogiversario.

Tres años tres

Comenzaba septiembre en modo quejica, porque nos tenían el tren paralizado. Y resulta que casi un año después volvemos a tener obras. Y lo que nos queda hasta 2021. Mejor lo dejamos. Os contaba que es mejor ponerte el casco cuando vas en bici, pero que las leyes que te obligan a llevarlo no funcionan para reducir las heridas. Sí, habéis leído bien, leed el artículo para ver donde está el truco. Os hablaba de maneras alternativas de dar clase en la universidad, varias veces. Hablaba de las gallinas felices, posaderas presidenciales (literal), y de cómo cambiar una vía con un tráfico inmenso sin paralizar la ciudad.

El post del que más orgulloso estoy es “A este juego le faltan dos cartas”, donde analicé las matemáticas de un juego de mesa que tengo por casa, el Dobble, probablemente el mejor juego para introducir a Muggles a juegos de mesa. Me quedé a las puertas de ganar el Carnaval de Matemáticas (con fallo favorable en un principio, debido a un error de conteo :_( ).

A pesar de que no tenía ninguna esperanza en un principio, creo que el hecho de hacerme ilusiones y resultar que no me llevé el primer puesto e el Carnaval hizo que dejara de escribir con ganas, los siguientes posts son más “a reacción”, en base a cosas que me iban pasando, como por ejemplo cuando en la previa a Eurovision en Suecia, el que lo petó fue el interprete de signos. También me cogí una mañana libre y me fui a la guardería de mi hijo a hablarles del eclipse de sol. Leí sobre el intento de el lobby del transporte por carretera de permitir camiones más largos y expliqué por qué no es bueno para el medio ambiente. Os encantó el post sobre los marineros gays contra submarinos rusos, que mira que os pirra todo lo que sea vacile y cachondeo.

En el último post decente, que es de antes de verano, os enseñaba que tenéis que tener cuidado con cómo escribís vuestros nombres en artículos científicos para que las arañas de los buscadores no mezclen churras con merinas (o Curros con Merinos, badum-tssssss).

Aparte de unos cuantos fillers, esto es lo que ha habido. Mirando hacia atrás, tampoco está tan mal, hay unos cuantos artículos con miga y he seguido escribiendo un poquito para Mapping Ignorance (dos míseros artículos?!). Será cuestión de no perder la costumbre, esto es como ir al gimnasio. Mierda, el gimnasio! :_(

Segundo blogiversario

Unakos!

Y aquí seguimos! El martes pasado hizo dos años que abrí esto, en un arranque de “y por qué no” que aún no sé si me renta. Seguiremos intentando descubrirlo. De base me he propuesto publicar una entrada cada martes, mínimo, y ya me perdonaréis pero estaba de vacaciones así que ésta cae en jueves. En total he publicado 24 entradas de las cuales dos eran copia-pega de entradas censuradas, así que 22 originales. He aquí una pequeña recopilación cronológica de los posts más significativos de este último año:

Por noviembre de 2013 andaba yo enzarzado en un proceso de selección para una plaza de tenure track aquí en Suecia y os contaba los pormenores. Al final gané la plaza y empecé en mi nueva posición el uno de enero, a la vez que comenzaba mi baja de paternidad a tiempo completo, lo que me permitió divagar sobre el pitote en Gamonal desde el punto de vista de la sostenibilidad urbana. En febrero, entre que tenía mucho tiempo, varias entradas a medio escribir, y que alguien se montó un 49 Carnaval de Física que lo quería todo para mí, publiqué tres de las entradas de las que más orgulloso me siento: os conté por qué no os caéis de la bicicleta, lo que me dió mi primera y única portada de Menéame; por qué los trenes no tienen volante, lo que me permitió jugar con gifs animados de cosecha propia; y la entrada más gamberra y que más gusto me ha dado escribir, donde narraba los problemas de física que tiene uno de los juguetes de mis hijos. Creo que me pasé de entusiasmo al publicar tres entradas, porque en total se llevaron un porrón de votos en el carnaval, pero sólo pude quedar segundo. Será que me deprimí, o que gasté los cartuchos que tenía a medio escribir, pero hasta después del verano no volví a escribir nada con miga. Pero me propuse escribir algo cada semana, y más o menos lo estoy consiguiendo. En agosto, que ya es laborable en Suecia, os debunkeo la leyenda urbana de  que los trenes que pasan sin parar en una estación os pueden absorber hacia las vías (con frikada otaku incluida) y os enseño a optimizar vuestro ritmo de vida poniendo como ejemplo un café decente. En septiembre me meto en camisas de once varas al hablar de la incineración de basuras como reciclaje energético, votamos en las elecciones locales y provinciales en Suecia con el consiguiente artículo-guía para novatos, se me puso la piel de gallina con el tetra-brik de leche que divulgaba en silencio y os conté los beneficios de las estructuras de bici de bambú para con vuestro trasero. Y hasta el día de hoy.

Lo que viene a partir de ahora es… no sé, ya veréis. De base intentaré seguir con las entradas semanales para que podáis ignorarme más a menudo. Gracias por estar ahí leyendo esto!

¿Verterdero o planta incineradora?

Cuando vivíamos en el Gipuzkoa estaba en auge la polémica de la planta incineradora que se quería construir en Zubieta (Donostia), y la ya tiempo atrás descartada planta incineradora del Txingudi. No he seguido informándome, pero es un tema recurrente: ¿queréis un moderno vertedero como el de San Marcos o una moderna planta incineradora? La oposición de los grupos ecologistas (y afines) a las incineradoras enfanga el debate, por lo visto ellos son más de generar montañas de basura que expulsan gases y agua contaminada durante décadas. O quizá no se han parado a pensar en el problema de manera global. Personalmente, yo soy más de quemar cosas (de manera controlada.)


Vertedero de San Marcos, en Errenteria. 

En Suecia sólo un 1% de la basura acaba en vertederos. Del resto, un impresionante 50% se recicla y el otro 50% se incinera para generar energía y calefacción. Sí, el calor residual se usa para calentar las ciudades, que aquí necesitamos calefacción muchos meses al año (más cuanto más al norte). Pero espera, aún hay más! Los suecos reciclan tanto que las plantas incineradoras se han quedado grandes, por lo que importan basura de otros países (Noruega, UK, Irlanda, o Italia por ejemplo) para quemarla. Cobramos por recibir la basura de otros, y además generamos energía eléctrica y aprovechamos las pérdidas térmicas. Y como número a tener en cuenta, la basura contiene aproximadamente 1/3 de la energía del petroleo, que no es nada despreciable.

Por supuesto, siempre están las emisiones de dioxinas y otras cochinadas que nadie quiere. Por lo visto las nuevas plantas son capaces de mantener unos niveles realmente bajos de estos gases nocivos y emisiones secundarias. Para desmitificar un poco cómo han pintado las plantas incineradoras en Gipuzkoa en la última década, echad un vistazo al siguiente vídeo (en inglés). 

Visto en IFLS. También podéis leer el artículo original, mucho más completo y en inglés, en Sweden.se.

Does your dream job have a legitimate business plan?

Perdón por el inglés. Acabo de leer lo último de xkcd: Career.

Traducción libre: “Empezaría con cinco minutos de limpiar pelusas de rejillas de ventiladores – seguido de una hora de apretar la empuñadura de un sable laser contra cosas, encendiéndolo después. – Luego me retiraría a una vida de lujos.”  Cuando la gente me pregunta por mi trabajo ideal, nunca estoy seguro de cómo de realista tiene que ser

Y resulta que anoche haciendo zapping en youtube, viendo sketches de SNL, vimos esto, que nos pareció glorioso. De nuevo disculpas porque está en el idioma de Shakespeare.

Como diría Iker Jimenez: Serendipia? No lo creo.

Primer aniversario del blog!

Ya ha pasado un año desde esta entrada en la que anunciaba al mundo que tenía cosas que contar. Y realmente no he contado demasiado… durante este año he escrito 38 entradas que han merecido 40 comentarios legit y tropocientos comentarios spam. Para ser un blog que leen 10 personas al día de media, me parece que he recibido mucha más atención de la que el que merezco. Por parte de los bots de spam, me refiero.

Vale, no es el sexto aniversario. Pero quería poner trenes, qué pasa.

Decidí abrir el blog por mis discusiones en Facebook y Twitter. Es culpa de @tarodarcheron, principalmente. Pero llevaba un tiempo rumiándolo, puesto que una de las principales carencias de mi departamento en el KTH es precisamente el outreaching, el comunicar la investigación que hacemos al resto de la socedad; total, que quería practicar a mi ritmo antes de proponer nada en el curro.

Mi intención cuando abrí esto era explayarme a gusto sobre temas que me interesan. Principalmente creía que escribiría pivotando alrededor de cuatro temas: la divulgación científica en general (y los trenes en particular, que son mi especialidad), el parenting (a falta de una palabra en castellano más precisa para definirlo… crianza quizá?), Suecia (que para eso soy un expat y me dejo sorprender con facilidad) y el frikismo (mi faceta menos practicada desde que estoy lejos de mis amigos). Mis primeras entradas lo atestiguan, en las que hablé de los diferentes anchos de vía, comida Sueca o el rigor científico alrededor del embarazo y el parto. Y entonces llegó César Tomé y me lió para un tinglado que estaba montando con la UPV/EHU.

Total, que el tiempo que pensaba dedicar a escribir cosas interesantes para el blog, lo he dedicado a escribir cosas mucho más interesantes para Mapping Ignorance. Dónde va a parar. El resultado ha sido una irregular retahila de entradas con una frecuencia decepcionante, aderezado con breves traducciones de mis entradas en Mapping Ignorance para redirigir el tráfico hacia allí.

Y las entradas originales del blog son un batiburrillo en que los temas desfilan sin orden ni concierto, siempre a reacción y planificando poco y mal. Pero vamos, era bastante previsible viendo que uno de los hitos fundacionales era “ya veremos qué sale”. Pero ha habido entradas que me han gustado mucho, he aquí mi lista personal:

Los monstruos también son personas

Este post contiene tres de mis pilares en uno: el niño friki que publicó un paper científico. Una historia deliciosa que encontré en el blog de Ed Yong, Not Exactly Rocket Science (ya lo estáis siguiendo en Twiter porque es casi mejor que su blog).

Divulgación 5/5
Parenting 3/5
Suecia 0/5
Frikismo (rol) 5/5

“Combo” Bonus +3
“Entrañable” Bonus +2

TOTAL 18 PUNTOS

Cómo descarrila un tren

Tras la tragedia de Santiago donde murieron 79 personas me propuse poner un poco en orden mis ideas y escribir algo largo y tendido sobre lo que puede ocurrir para que un tren se salga de la vía, y mi impresión de cual fue el mecanismo de descarrilamiento en el fatídico accidente.

Divulgación 5/5
Parenting 0/5
Suecia 0/5
Frikismo (trenes) 2/5

“Trenes” bonus +3
“Palabras al peso” bonus +4

TOTAL 14 PUNTOS

La ciencia del embarazo

Es muy dificil compatibilizar la ciencia o el método científico en general con la crianza de un niño, por la ausencia de estudios. Si a esto le añadimos la cantidad de pseudociencias que rondan a las embarazadas y los bebés, como resultado obtenemos que yo esté buscándole tres pies al gato a cualquier consejo de crianza. Estoy bastante orgulloso de esta entrada porque no soy especialista en el tema y, además, fue mi primera incursión en temas de pseudomedicinas.

Divulgación 5/5
Parenting 5/5
Suecia 0/5
Frikismo 0/5

“Personal” bonus +2

TOTAL 12 PUNTOS

Influencia del parto en la actividad de las redes sociales

Tira comica? Chiste? Algo que se me ocurrió tras el nacimiento de mi hija hace casi 10 meses.

Divulgación 1/5
Parenting 5/5
Suecia 0/5
Frikismo 3/5

“Personal” bonus +2
“A mi me parece gracioso” bonus +1

TOTAL 12 PUNTOS

Otras entradas que me parecen dignas de mención, por que sí

Maneras poco probables de morir (pero muy eficientes)
Un revulsivo para los vehículos eléctricos
Más que breve historia del ferrocarril y los husos horarios
Ejes de ferrocarril de ancho variable (Warning! Palabras al peso)
El porqué de los diferentes anchos de vía
Pseudociencias en el embarazo: acupuntura
La entrada de dar envidia: pappaledighet
Escepticismo precoz y niños preguntones

Mi plan es seguir escribiendo cuando me venga en gana y lo que me venga en gana, mientras me hago eco de lo que escribo para Mapping Ignorance. Así que no se plantean cambios a corto plazo. Ya veremos cuando esté de baja full time, si me da tiempo para escribir o me lo quita. Nos segumos leyendo!

Mira mamá, ya tengo un blog!

Pues me acabo de crear un blog. No sé para qué será, no sé cuanto uso le voy a dar, no sé qué temas trataré. Pero lo tengo, y ahora puedo ir pensando qué meter aquí.
La idea de abrirlo viene de que facebook y twitter se quedan pequeños para contar cosas mínimamente interesantes. Y me he dado cuenta de que a muchos de mis contactos les vendría bien que yo explique mi punto de vista de manera elaborada. Pero de ahí pensé que podría venir bien para la divulgación, si se me ocurre algo científico sobre lo que merezca la pena escribir.
Así que ya veremos. Sobre la marcha.
PD: A veces escribiré con teclado sueco, así que no tengo signos de exclamación e interrogación para el principio de la frase. Espero no tener muchos talibanes ortográficos criticándolo…