Hasta los huevos (ecológicos)

Eco. Bio. Natural. Orgánico. Tienes tu producto, elige tu palabro favorito para hacer creer a tu cliente que es más saludable, que consume menos recursos o que genera menos cochinadas. Vale, me ha quedado muy borde… dejadme primero definir la línea base de mi postura, que muchos de los que me leéis no sabréis de lo que os estoy hablando.

  1. Los productos con etiquetado eco no son más saludables, o al menos no se ha podido demostrar que sean más beneficiosos para la salud, mientras que las intoxicaciones por productos orgánicos son mayores que la agricultura convencional (mayores en proporción: hay menos casos pero también se consumen mucho menos. Un ejemplo recurrente, los huevos ecológicos con dioxinas.)
  2. Los productos con sello Orgánico no tienen porqué tener mejor sabor que los convencionales, o al menos es muy dificil diferenciarlo en catas ciegas.
  3. Los productos con etiquetado eco no tienen por qué consumir menos recursos. De hecho, consumen más terreno y agua por unidad de producto por el hecho de ser menos eficientes.
  4. Los productos con etiquetado eco no necesariamente generan menos secundarios. Sobre todo si traes las piñas ecológicas desde sudamérica, o envuelves tus pepinos ecológicos en plástico.
  5. La normativa de etiquetado eco tiene puntos que no están basados en ningún estudio, son sólo opiniones de gente con fobias más o menos irracionales. Y por si fuera poco, la última revisión incluye fitoterapia, homeopatía y oligoelementos (sic.). Un buen resumen de la última normativa ecológica de la EU lo podéis encontrar en Tomates con Genes.

Mi manera personal de entender el consumo ecológico es la siguiente: tratar de consumir productos locales para reducir el impacto del transporte, comer productos de temporada por ser los más eficientes o reducir la cantidad de carne roja por ser la que más recursos consume, por poner algunos ejemplos. De hecho aborrezco los productos con etiquetado ECO y como norma general no los compro, aunque hago excepciones si el sabor merece la pena. Es una herramienta de márketing, una marca comercial.

Y resulta que estoy viviendo en uno de los peores países para ser un criticón con lo ECO. Según estudios del Research Institute for Organic Agriculture Suecia es el tercer país en la proporción de tierras para la agricultura que dedica a la orgánica, y es el sexto país en consumo de productos ecológicos. Está interiorizado que el consumo eco es consumo responsable, sin más crítica a ninguno de sus puntos flacos. Muchos colegios tienen como política comprar siempre leche y fruta eco, por ejemplo. Además, por ser un país rico las familias (acomodadas) pueden permitirse gastar el doble en productos ECO sin que repercuta en sus bolsillos. Sólo con ver la lista de países entre los mayores consumidores ya se ve que no son los de la cola de la OCDE precisamente…

Proporción de tierras cultivables con sello Orgánico

Proporción de tierras cultivables con sello Orgánico

Mayores consumidores de productos ECO

Mayores consumidores de productos ECO

Una de las espinas que he tenido clavada desde hace más tiempo son los huevos. Espina retórica y huevos de gallina, malpensados. La oferta aquí en Suecia era como sigue: huevos de gallinas hacinadas en interior (inomhus), gallinas que pueden corretear, pero en interior (frigoende inomhus) o gallinas ECO, que según la normativa corretean libremente por el campo (frigoende utomhus, seguidme el rollo con las definiciones en sueco, que suena más exótico.) Y tuve una amigable discusión de investigadores escépticos con mi otra mitad en la que discutíamos si las gallinas Orgánicas ponían huevos más ricos por variables como la raza, la alimentación o el no estar aisladas en un hangar lleno de pienso. Se puede achacar la ricura de los huevos a la Organicidad de la gallina? O son otras variables las que influyen? Pero no se podía saber, porque o comías inomhus, o comías Orgánicos. Y los segundos están mucho más ricos.

Hasta que llegó la última normativa de Agricultura Ecológica. Más grande, más fuerte, más restrictiva! Ahora con homeopatía y oligoelementos! Como dice Mulet en el artículo que os he enlazado antes, “…de aplicarse esta norma el efecto esperado es disparar (todavía más) el precio de lo ecológico.” Y es que lo ecológico, por requerir tantas peculiaridades para sus cultivos y tener un rendimiento mucho menor, es más caro. Pero si además endurecemos las condiciones a cumplir para que reciban el sello de Orgánico, será aún más caro.

Vámonos a uno de los países que más alto están en las listas de producción y consumo Orgánico. En Dinamarca no es posible (o no lo era hace unos meses) comprar huevos que no fueran Orgánicos. Los huevos ecológicos han expulsado del mercado al resto, y es imposible encontrar huevos de gallinas inomhus (eso es lo que dicen en el anterior artículo, al menos, a mí me parece exagerado.) Pues resulta que los granjeros daneses están avisando de que a partir de 2015 se bajaban del carro ECO, porque sería demasiado caro tener los terrenos y las condiciones adecuadas para recibir la certificación de Producto Orgánico.

Y de repente, tras el anuncio de la nueva normativa, aparecen en los supermercados suecos otro tipo de huevos. Huevos de gallinas criadas en el exterior, pero que no tienen la certificación ECO. Son símplemente huevos de gallinas frigoende utomhus, aka. Gallinas Felices™, los que queríamos probar para comprobar si es lo ECO lo que hace el sabor o muchas otras variables. Y son caros, sí, cuestan el doble que los baratuchos, pero siguen siendo más baratos que los huevos con certificación Orgánica. No hemos hecho cata para dirimir cual está más rico, los ECO o los Gallinas Felices™, pero probablemente no sabríamos diferenciarlos en una cata ciega.

Huevos ECO y huevos de Gallinas Felices

27:- por los huevos de Gallinas Felices y 37:- por los ECO. Pido perdón por la horrible calidad de la foto del móvil.

Y de esto de los huevos ya hace unos meses, pero hace relativamente poco llegó un camión de venta de carne y derivados a nuestra puerta (aquí los camiones son bastante habituales en zonas dispersas como nuestro pueblo) y tras el rollo inicial de que vendían carne sueca de calidad, nuestra preguntando rigor: es ECO? Y resulta que no, pero que los animales son criados en pastos excepto en invierno, y tratados bien y con ética. Hasta te dan un folleto explicándote lo bien que tratan a la ternera que te vas a comer, con fotos y todo (a ver si me van a hacer vegetariano de la penica que me da comérmela a la pobre). Exactamente la misma situación de los huevos: no es la normativa ECO la que define el producto, sino la idea del negocio local con un trato adecuado de los animales. Y qué queréis que os diga,  a mí con eso me basta. Eso y que la comida sea sabrosa, por supuesto.

Anuncios

Ilusiones ópticas y escepticismo saludable

La primera vez que vi este videoclip juro que no escuché la letra de la canción, sólo era una única y fascinante toma con música de fondo.

No sólo porque el montaje y rodaje tiene un mérito terrible (la demostración aquí), sino porque me parece un ejemplo genial y para todos los públicos de que es muy fácil que tus ojos te engañen. En el videoclip usan principalmente proyecciones y perspectivas, pero son un ejemplo perfecto de que lo que ves no tiene porqué ser lo que hay; y tampoco tiene porqué estar manipulado por nadie, como en el caso del videoclip. Por ejemplo, las constelaciones astrológicas son dibujos que mantienen su forma sólo por la perspectiva desde la que miramos al grupo de estrellas. O los dibujos en las nubes, más de lo mismo.

Lo ví aquí, aunque antes ya había visto este otro videoclip del grupo, con una máquina de Rube Goldberg gigante. De nada.

No sin evidencia

Sabéis perfectamente lo que opino de la homeopatía. Y para los que no lo sabéis, salgo de mi silencio para unirme al Manifiesto de #NoSinEvidencia. También en Euskera, Galego y Catalá. Bola extra: Qué es la homeopatía.

La evidencia científica es uno de los pilares sobre los que se asienta la medicina moderna. Esto no siempre ha sido así: durante años, se aplicaron tratamientos médicos sin comprobar previamente su eficacia y seguridad. Algunos fueron efectivos, aunque muchos tuvieron resultados desastrosos.

Sin embargo, en la época en la que más conocimientos científicos se acumulan de la historia de la humanidad, existen todavía pseudo-ciencias que pretenden, sin demostrar ninguna efectividad ni seguridad, pasar por disciplinas cercanas a la medicina y llegar a los pacientes.

Los firmantes de este manifiesto, profesionales sanitarios y de otras ramas de la ciencia, periodistas y otros, somos conscientes de que nuestra responsabilidad, tanto legal como ética, consiste en aportar el mejor tratamiento posible a los pacientes y velar por su salud. Por ello, la aparición en los medios de comunicación de noticias sobre la apertura de un proceso de regulación y aprobación de medicamentos homeopáticos nos preocupa como sanitarios, científicos y ciudadanos, y creemos que debemos actuar al respecto. Las declaraciones de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegurando que “no todos los medicamentos homeopáticos tienen que demostrar su eficacia” y que “la seguridad no se tiene que demostrar con ensayos clínicos específicos” no hacen sino aumentar nuestra preocupación.

Por lo tanto, solicitamos:

  1. Que no se apruebe ningún tratamiento que no haya demostrado, mediante ensayos clínicos reproducibles, unas condiciones de eficacia y seguridad al menos superiores a placebo. La regulación de unos supuestos medicamentos homeopáticos sin indicación terapéutica es una grave contradicción en sí misma y debe ser rechazada. Si no está indicado para nada ¿para qué hay que darlo?.
  2. Que la AEMPS retire de la comercialización aquellos fármacos, de cualquier tipo, que pese a haber sido aprobados, no hayan demostrado una eficacia mayor que el placebo o que presenten unos efectos adversos desproporcionados.
  3. Que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el resto de autoridades sanitarias persigan a aquellas empresas que atribuyen cualidades curativas o beneficiosas para la salud a sus productos sin haberlo demostrado científicamente.
  4. Que el Consejo General de Colegios de Médicos de España / Organización Médica Colegial, en cumplimiento del artículo 26 del Código de Deontología Médica, desapruebe a los facultativos que prescriban tratamientos sin evidencia científica demostrada.

Pseudociencias en el embarazo: acupuntura

Suecia es un país genial para tener descendencia. La medicalización del parto se reduce al mínimo, no ves a ningún ginecólogo en todo el proceso a no ser que algo vaya mal, y tratan a la futura madre muy bien, sin condescendencia ni superioridad, con las matronas y enfermeras asistentes dándole a elegir durante todo el proceso. Lo que no implica que no puedas escoger epidural, como es el caso de Reino Unido. Tiene lo bueno de los modelos “modernos” de parto con las ventajas de los partos “clásicos”, y es la madre la que escoge lo que quiere. Todo. Lamentablemente, también dan a elegir cosas que no son muy útiles, como por ejemplo la acupuntura.

Hasta los príncipes tienen niños en Suecia. Oh, wait! Eso sí, él se cogerá seis meses de baja de paternidad, como el 95% de los padres suecos.

Qué es la acupuntura

Meridianos

La acupuntura es una pseudomedicina o medicina alternativa, enmarcada dentro de la medicina tradicional china, que afirma que si te clavan agujas en puntos concretos de tu anatomía (meridianos) y aplican una pequeña rotación, el cuerpo responde de determinada manera (habitualmente de manera positiva). Pues bien, a pesar de los muchos ensayos clínicos que se han hecho la acupuntura solo ha demostrado ser válida como método analgésico para dolores crónicos [1]. Y lo más gracioso es que da igual el lugar en que te claven las agujas, la efectividad es similar si las clava un acupuntor profesional que una persona sin conocimientos. Es decir, el efecto no es debido a que exciten tu qi, sino a que te pinchan agujas (y probablemente te olvidas del dolor crónico por un rato).

Por cierto, si queréis más información sobre la acupuntura os recomiendo que os alejéis como la peste de la Wikipedia en español (a la que ni siquiera pongo un link), porque tiene un sesgo acientífico que tira para atrás. La versión en inglés es mucho más rigurosa y menos condescendiente con las pseudomedicinas alternativas.

Qué ofrecen en Suecia

Como ya he comentado, en Suecia intentan que el parto sea lo menos medicalizado posible, por lo que fomentan mucho las técnicas de respiración y relajación que permitan a la embarazada estar calmada entre contracciones, y así soportar mejor el dolor producido por éstas. Y aquí es donde entra la acupuntura, y es que por lo visto clavar cuatro agujas en una zona de la piel de la cabeza cercana a la coronilla tiene un efecto relajante, según algunas de las matronas con las que hemos hablado. Sobra decir que es una soberana tontería… pero aun así un 10% de las parturientas suecas utiliza esta técnica de acupuntura para relajarse durante el parto.

El verdadero problema de las medicinas alternativas es que dejes de usar la medicina que sí que funciona. En este caso el uso de acupuntura es completamente inofensivo, dado que no sustituye a un tratamiento médico, siempre que las agujas están esterilizadas y envasadas antes de su uso, claro. Sin embargo fomentar desde el sistema (semi)público de salud el uso de métodos nada científicos da pie a dar pábulo a otras charlatanerías más perjudiciales. Que a los vendepócimas les das una oportunidad y se lanzan a por tu billetera…

Referencias

[1] Madsen, M. V.; Gotzsche, P. C; Hrobjartsson, A. (2009). “Acupuncture treatment for pain: systematic review of randomised clinical trials with acupuncture, placebo acupuncture, and no acupuncture groups”. BMJ 338: a3115. doi:10.1136/bmj.a3115.

Si te ha gustado la entrada, más abajo puedes compartirlo en Twitter, Facebook o Google+ o mandarlo a Menéame. Y si te gusta el blog puedes seguirme en TwitterGoogle+ o suscribirte por RSS o por correo electrónico (en la columna lateral).

Neovegetarianos

Añadido un párrafo extra – 2012-02-06

Todo el mundo conoce lo que es el vegetarianismo. Al menos tiene una idea limitada del concepto: se trata de comer sólo vegetales. O quizás no? Resulta que tenemos no uno, sino muchos tipos de vegetarianos, dependiendo de si consideran el consumo de leche, huevos o miel. Estos tres productos no requieren del sacrificio de un animal para su consumo, pero sí de su explotación, por lo que los vegetarianos más puristas no comen ninguno de ellos.

¡Verduricas frescas!

Las razones para convertirse al vegetarianismo son, según una encuesta de 2002, las siguientes:

  • 32% Salud
  • 15% Por la presencia de aditivos y hormonas en productos de carne
  • 13% No me gusta el sabor de la carne
  • 11% Quiero a los animales
  • 10% Derechos animales
  • 6% Razones religiosas
  • 4% Preocupación por el planeta
  • 3% Para perder peso
  • 1% Para reducir el hambre a nivel global

Es decir, sólo el 13% de los vegetarianos lo son porque no les gusta el sabor de la carne. El resto comerían carne si… bueno, si fuera vegetal. A ver si me explico.

El sabor supremo: Umami

Desde hace mucho tiempo se han diferenciado cuatro tipos de sabores básicos en los alimentos: salado, dulce, amargo y ácido. Desde 1985 existe de manera oficial un quinto sabor básico, el Umami (del japonés “sabroso” o “gustoso”). Es el sabor del aminoácido L-glutamato y ribonucleótidos como el monofosfato de guanosina  (GMP) y el  monofosfato de inosina (IMP) [1]. Se caracteriza por extenderse por toda la boca, inducir a la salivación y realzar el sabor de los alimentos. En definitiva, es el sabor característico de la carne, el pescado y el marisco. Pero no tiene porqué ser exclusivo de la carne: las setas o las verduras encurtidas también tienen un fuerte componente de umami.

Pero lo mejor para los vegetarianos que no quieren perderse la sabrosura de sus comidas es que se pueden preparar platos que parezcan carne y sepan a carne pero sean perfectamente vegetarianos. El mejor ejemplo de comida vegetariana con sabor Umami es el Seitán. Se trata de harina a la que se le ha retirado el almidón tras sumergirla en agua durante horas, de manera que queda sólamente el glúten de la harina. Posteriormente se hierve con un poco de salsa de soja y alga konbu y gengibre para dotarlo de su sabor característico. Por su textura, aspecto y sabor también se lo conoce como carne vegetal.

Guiso de seitán. Así a simple vista no sabria decir si es muy umami…

Engañemos a la vista

Hoy en día tenemos secciones específicas para vegetarianos en los supermercados, entre los que se suelen encontrar vegetales con alto contenido en proteinas como la quinoa, cereales, legumbres de todo tipo, frutos secos, derivados de la soja… pero además se incluye una gran cantidad de productos precocinados con aspecto de carne. Salchichas vegetales, albóndigas vegetales, hamburguesas vegetales, escalopes (schnitzel) vegetales… productos cuya única función es engañar a la vista mientras se toma algo con sabor umami. Si parece carne y sabe a carne… 

Platos precocinados veganos

A mi estos productos me dan un poco de risa floja, y en honor a ellos va el título de la entrada: esto es Neovegetarianismo. Mi opinión es que se trata de compañías intentando sacar partido a un nicho de mercado. Por cierto, ¿qué opinarán de estos productos el 15% de veganos que lo son por la presencia de aditivos y hormonas en productos de carne?

Añadido 2012-02-06

Quiero matizar el último párrafo. En la imagen se ven distintos productos precocinados vegetarianos, sin embargo no incluyo todos ellos dentro del neovegetarianismo. Me parece bien que un vegano compre una hamburguesa de tofu y espinacas, por ejemplo. Pero me parece poco sincero (a falta de un término más adecuado) que se compre hamburguesas de imitación de carne. Como he dicho, me parece una actitud de “vamos a engañar a los sentidos mientras me siemto bien conmigo mismo”. Será que soy un tiquismiquis, pero me parece una estrategia de márketing para hacer el veganismo más atractivo a base de preparados vegetales a precio de solomillo. Y desde el punto de vista del vegano-social (aquel que es vegano por ser socialmente responsable) comer comida precocinada, sea vegana o no, no es precisamente la mejor manera de ser coherentes con su propia actitud.

Y un comentario sobre el 15% de veganos que lo son por la presencia de aditivos y hormonas en productos de carne: esto es quimiofobia. No lo había escrito anteriormente porque se me había pasado, pero los controles a los que está sometida nuestra comida son enormes, y los aditivos extremadamente controlados. Lo dicho, quimiófobos desinformados.

Referencias

[1] Yamaguchi S, Ninomiya K, ‘Umami and food palatability’, J Nutr. 2000 Apr;130(4S Suppl):921S-6S. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10736353

Escepticismo precoz y niños preguntones

Día de Santa Lucía. Atracón de galletas de jengibre. Dolor de tripas espantoso. Solución que cualquier padre probaría: dar un beso en la tripa.

Aita, ¡los besos no curan!

Ya está. Tras decenas de ensayos, mi retoño de tres años y medio ha llegado a la conclusión de que los besos no curan. Solo le ha faltado decir que la supuesta mejora es debida al efecto placebo. Realmente no se si estoy contento de que haya llegado a esa conclusión él solo, o triste porque se nos ha acabado el truco. Pero esta frase tan escéptica me sirve de McGuffin para hablar sobre el ansia de saber de los niños de tres a cinco años, que la estoy sufriendo en mis propias carnes.

¡Culpable!

¿Y por qué?

En cuanto los niños son capaces de articular frases cortas aparece el temido ¿Y por qué? Los niños de tres a cuatro años comienzan a entender la causalidad, y su curiosidad provoca que pregunten sin cesar por la causa de distintas cuestiones. Puede ser realmente agotador, sobre todo cuando no es evidente ni fácil de explicar. ¿Por qué has dicho hola a esa señora? es relativamente sencillo. Porque es una conocida y estoy siendo educado con ella. La causalidad es evidente. ¿Por qué ese señor ha cruzado el semáforo en rojo? tiene más miga, puesto que no conocemos los motivos, pero se soluciona con una respuesta-duda: Pues no lo sé, pero a lo mejor no se ha dado cuenta de que el semáforo estaba de color rojo. Curiosidad satisfecha, ambos felices. Cuando la causalidad es muy compleja, e.g. ¿Por qué las vacas tienen cuernos? la cuestión se puede zanjar con un abanico de posibilidades: algunos animales tienen cuernos con pincho, como las vacas; otros tienen cuernos con ramas como los renos; otros no tienen cuernos, como los perros. Hay muchos tipos diferentes de animales.

Es especialmente irritante cuando empalman uno tras otro los por qué. Ejemplo: ¿Y porqué hay diferentes tipos de animales?  Algunas  veces ni siquiera tiene sentido preguntar otro por qué, pero ellos no lo saben, trabajan a prueba y error. Quieren saber si se puede saber. Nada que no se pueda solucionar con un poco de paciencia, pero puede llegar a ser agotador. Es agotador.

Pumba!

Mi cabeza tras el quinto ‘por qué’ en cadena

En mi caso el problema viene cuando la causalidad es técnica, pero muy compleja para un niño de cuatro años. ¿Por qué las puertas del autobús hacen Pschhhh al abrirse y cerrarse? Problemón. En nuestra familia los dos adultos somos doctores en ingeniería. Somos expertos en saber como funcionan las cosas y explicarlo a gente adulta. Pero… ¿como le explicas a un niño la acústica del sistema neumático? Pues mira, es que la apertura y cierre de puertas está gobernada por un sistema neumático que, al expulsar a la atmósfera el aire a presión retenido por los cilindros, produce ese sonido debido a la perdida de carga en la salida. El pobre niño te va a mirar con cara de “me estás vacilando” y va a creer que no le tomas en serio. Aparte del ejemplo anterior, hace poco he tenido que lidiar con ¿Por qué el tren hace clonk-clonk—clonk-clonk— cuando sale de la estación? y es un esfuerzo mental tremendo buscar una explicación que le deje satisfecho y no sea demasiado complicada.

Sin embargo soy firme partidario de reducir mi salud mental a costa de responder el mayor número de preguntas posibles, con el mayor equilibrio posible entre precisión y simplicidad. Quiero que mis hijos sepan que existe una causalidad en todo. Que nada es por que sí. Que no son pesados por seguir preguntando. Quiero, deseo, que sean científicos precoces. Jóvenes escépticos. Que siempre quieran saber más. Y que no se avergüencen de ello.

¿Te ha gustado lo que has leído? Más abajo puedes compartirla en Twitter, Facebook o Google+ o mandarla a Menéame. Y si te gusta el blog puedes seguirme en Twitter, Google+ o suscribirte por RSS o por correo electrónico (en la columna lateral).

Los más zumbados de entre los conspiranoicos

Experimento un placer particular cuando alguien descubre alguna magufada o algun grupo de pirados en internet y me lo comenta jocoso y/o indignado. @Tarodarcheron me comentaba por Facebook la existencia de la Sociedad de la Tierra Plana. Y sí, hay que estar muy mal para creer hoy en día que la tierra es plana, pero se puede reconocer cierta retorcida lógica empirista: lo que nosotros vemos y sentimos es que vivimos en un “plano”, ergo la tierra ha de ser plana. Yo meto a este tipo de cospiranoicos en el grupo genérico de conspiranoicos: “como yo lo he/no lo he visto/sentido” = “conspiración”. Podemos meter en este grupo a los conspiranoicos lunares, el Nuevo Orden Mundial, el 11m fue un inside job

Logo de la Flat Earth Society moderna.

Pero exite otro grupo, el de los conspiranoicos hardcore, que apoya teorías derivadas de conspiranoias y que realmente no hay por donde cogerlas.  La conspira-evolución natural de la tierra plana es la teoría de la tierra hueca. Permitid que os introduzca en este fascinante mundo…

La tierra hueca

La teoría de la tierra hueca dice muchas cosas. Se resume en los siguientes puntos, en orden ascendente de majadería:

Esquema de la tierra hueca

  1. Existen dos agujeros en la corteza terrestre, uno en el polo norte y otro en el polo sur.
  2. Distintos gobiernos de todo el planeta tapan con parches las fotos de los polos para censurarlo, por la razón que sea.
  3. Por estos agujeros se accede a la “tierra interior”, que básicamente es la parte interior de la corteza terrestre. Es decir, la tierra es hueca como la cáscara de un huevo vaciado, y en la cara interior de este huevo vaciado también se podría “caminar”.
  4. En el centro de la tierra se sitúa un pequeño sol.
  5. Debido a este sol, en el interior de la tierra el clima es tropical.
  6. La habitan animales que no conocemos y otros que se han extinguido en el exterior, como los mamuts.
  7. También la habita una civilización tecnológicamente más avanzada que la nuestra.
  8. Esta civilización tiene platillos volantes a su disposición.

Quién da más? Me podría parar a rebatir todas las chorradas que sueltan, pero no creo que nadie necesite de mi ayuda.

Paranoia en estado puro

Sí, paranoia. Y es que el resto de conspiranoias se basan en datos más o menos empíricos, en informaciones sesgadas, pero con sesgos relativamente lógicos. Esto es símplemente paranoia de primer nivel. Tanto que, según escribo esto, empiezo a pensar que son parodias. Pero no, no puede ser… si hasta van a congresos esotéricos a contarnos sobre la tierra hueca!

Disclaimer: Después de escribir esto, buscando el link del congreso esotérico, he encontrado un artículo de Luis Alfonso Gámez @lagamez (Magonia) de hace tres años en el que cuenta esto mismo pero bien contado. Leedlo si queréis información de calidad. Dejemos esta entrada para la indignación y el alucine.