Tercer Blogiversario

Fijaos si tengo olvidado esto que se me ha pasado su cumpleaños. Ya me he aburrido del blog? Pues no, tendríais que ver mi carpeta de borradores. Pero no hay tiempo libre para mucho, así que lo vas dejando y dejando hasta que tienes que airear el blog porque huele a rancio y humedad. Aquí está mi aireamiento anual, una pequeña recopilación de lo que he hecho desde el anterior blogiversario.

Tres años tres

Comenzaba septiembre en modo quejica, porque nos tenían el tren paralizado. Y resulta que casi un año después volvemos a tener obras. Y lo que nos queda hasta 2021. Mejor lo dejamos. Os contaba que es mejor ponerte el casco cuando vas en bici, pero que las leyes que te obligan a llevarlo no funcionan para reducir las heridas. Sí, habéis leído bien, leed el artículo para ver donde está el truco. Os hablaba de maneras alternativas de dar clase en la universidad, varias veces. Hablaba de las gallinas felices, posaderas presidenciales (literal), y de cómo cambiar una vía con un tráfico inmenso sin paralizar la ciudad.

El post del que más orgulloso estoy es “A este juego le faltan dos cartas”, donde analicé las matemáticas de un juego de mesa que tengo por casa, el Dobble, probablemente el mejor juego para introducir a Muggles a juegos de mesa. Me quedé a las puertas de ganar el Carnaval de Matemáticas (con fallo favorable en un principio, debido a un error de conteo :_( ).

A pesar de que no tenía ninguna esperanza en un principio, creo que el hecho de hacerme ilusiones y resultar que no me llevé el primer puesto e el Carnaval hizo que dejara de escribir con ganas, los siguientes posts son más “a reacción”, en base a cosas que me iban pasando, como por ejemplo cuando en la previa a Eurovision en Suecia, el que lo petó fue el interprete de signos. También me cogí una mañana libre y me fui a la guardería de mi hijo a hablarles del eclipse de sol. Leí sobre el intento de el lobby del transporte por carretera de permitir camiones más largos y expliqué por qué no es bueno para el medio ambiente. Os encantó el post sobre los marineros gays contra submarinos rusos, que mira que os pirra todo lo que sea vacile y cachondeo.

En el último post decente, que es de antes de verano, os enseñaba que tenéis que tener cuidado con cómo escribís vuestros nombres en artículos científicos para que las arañas de los buscadores no mezclen churras con merinas (o Curros con Merinos, badum-tssssss).

Aparte de unos cuantos fillers, esto es lo que ha habido. Mirando hacia atrás, tampoco está tan mal, hay unos cuantos artículos con miga y he seguido escribiendo un poquito para Mapping Ignorance (dos míseros artículos?!). Será cuestión de no perder la costumbre, esto es como ir al gimnasio. Mierda, el gimnasio! :_(

Anuncios