La mejor divulgación

La mejor divulgación es la que no se nota. La que es parte del día a día. La que hace que quieras saber más sin pensar que ya están intentando venderte la moto. La que está embebida en un espectáculo de magia o en un programa de cocina. La que te embosca en el supermercado. La que se infiltra y te rodea sin que te des cuenta, hasta que es demasiado tarde. La que, mientras te frotas las legañas, te obliga a explicar a tu hijo por qué en el brik de leche hay un robot sacando fotos y pasándoselas al planeta tierra para que las mire.

Brik de leche sueco, de Arla

Vad går Rosetta ut på? – ¿Qué está pasando con Rosetta?

La que te pilla a contrapié. La que te obliga a pensar sobre el tema y explicárselo ya no a tu abuela, sino a tu hijo de cinco años, para que lo entienda. La que hace que tu hijo se motive y empiece a hablar de bolas de fuego en el espacio que se ven pequeñas desde la tierra. La que hace que un servidor, que odia las cosas espaciales, las explique como si me apasionaran sólo por ver su cara. De la que no puedes escapar, porque te ha emboscado donde menos te lo esperabas, en es lugar más mundano, en el momento más regular de la semana, incluso íntimo: el desayuno.

Gracias, Arla.

Anuncios

2 comentarios en “La mejor divulgación

  1. Pingback: La mejor divulgación | libros de divulga...

  2. Pingback: Segundo blogiversario | Haciéndome el Sueco

Los comentarios están cerrados.