Sibarita optimizado

Según nos hacemos adultos nos vamos volviendo más sibaritas. El kalimotxo de 24 años no es como el de 18, hemos cambiado el donsi o el brick de marca blanca por un vino joven en botella. Barato, pero en botella, que ya no somos unos niñatos. Las cervezas a partir de los 26 dejan de ser Cruzcampo o Heineken para ser eso, cervezas. Y los cafés, ay los cafés. El líquido que mueve el mundo. Qué haríamos sin nuestros baristas!

Total, que una vez tomas un capuccino decente, ya no hay quien vuelva al café con leche. Y no, un capuccino no lleva nata. Ni siquiera necesita que lo cubras con colacao. Y la canela te la guardas para los kanelbullar. Total, que si quieres espuma de calidad puedes considerar comprarte una cafetera espresso para casa, con todo lo que implica: inversión, mantenimiento, limpieza, espacio… o puedes intentar hackear el café.

Hola, soy un engendro barista, a medio camino entre el café con leche y el café vienés, y me llaman capuccino. Pero no lo soy.

Páginas web como lifehacker.com están llenas de trucos para hackear tu día a día, o ikeahackers.net para puentear las instrucciones de sus muebles y sacarle más partido, incluso una utilidad diferente (premio especial del jurado para una draisiana infantil, “kickbike”, construida a partir de dos bancos de madera). Se trata de saltarte las normas establecidas para crear tu propio concepto, más barato, más útil, y sobre todo, optimizando recursos (inversión, tiempo o espacio principalmente). Pero seamos sinceros: cuantos de estos hacks son aplicables en el día a día? Si coges cualquier lista de “Los Mejores 3,1415 Lifehacks Que Has Visto En Tu Vida” verás que no se aplican de manera regular. Por lo tanto, cuando tengas que hacerlo buscarás en internet y verás que existe un hack para eso, pero no suelen ser útiles para hackerar tu día a día. La verdad es que existen hacks muy buenos para usar a diario que nunca aparecen en estas listas, sobre todo relacionados con amueblar la casa, mejorar el almacenaje o guardar bicicletas (en serio, debería haber una página web entera dedicada a hacks para colgar bicicletas de todos los que hay). Pero espera, que me enrollo. El café. Ah, el café sí que lo haces de manera regular. Y un buen café con espuma requiere una inversión que, probablemente, no estés dispuesto a hacer a diario, así que toma nota.

Materiales necesarios para hackear tu capuccino:

  • Leche.
  • Microondas.
  • Un bote para batidos o cualquier cosa que te permita meter leche y agitarlo de manera salvaje sin que salpique. Tarro de vidrio. Jarra de batidora con tapa. Una baticao. Ésta última no la he probado personalmente, el resto funcionan.
  1. Haz el café y sírvelo en una taza.
  2. Introduce la leche necesaria en el recipiente y ciérralo.20140823_084829
  3. Agita efusivamente durante 10-15 segundos. Con ganas.20140823_084912
  4. Ahí tienes espuma, pero la leche está fría. Retira la tapa y mete el recipiente en el microondas entre 20 y 30 segundos. 20140823_084927
  5. Sírvelo con una cuchara para que la espuma y la leche acaben en el café. 20140823_085112

El hecho de calentarlo después de agitar es parte de la magia ciencia. La espuma son burbujas de leche y, al calentarse, el aire en dichas burbujas se expande aumentando su tamaño. El tiempo del microondas lo tendréis que calibrar vosotros mismos a prueba y error, y es que si os pasáis puede ser que:

  1. os carguéis las burbujas por expandirlas demasiado y, al enfriarse ligeramente cuando lo sacáis, la espuma se quede en nada.
  2. la espuma crezca tanto que se salga del bote. Y creedme, no queréis espuma de leche reseca pegada en el techo y el plato del microondas.

 Y ya está. En menos de un minuto tenemos un capuccino optimizado: no es perfecto, pero para el tiempo que le hemos dedicado tiene un nivel más que decente. El ratio calidad/tiempo es inmejorable! Y ahora me voy a por uno. Tú también, y lo sabes.

20140823_085059

Anuncios

Un comentario en “Sibarita optimizado

  1. Pingback: Segundo blogiversario | Haciéndome el Sueco

Los comentarios están cerrados.