¿Ruedas independientes estables? Inviértelas

Imagen

“Tram in curve” by m1y2

Los trenes clásicos tienen ejes rígidos: ambas ruedas están unidas y tienen los mismos grados de libertad, por lo que comparten todos sus desplazamientos y giros. Además, tienen conicidad positiva, es decir, la superficie de la rueda en el contacto rueda-carril es cónica y, si extendemos estos conos ideales, su base se une en el centro del eje. Esta geometría bi-cónica es estáticamente estable y permite tomar curvas, por lo que el vehículo es estable hasta una determinada velocidad.

Este es un extracto en castellano de mi último artículo para Mapping Ignorance, la nueva iniciativa de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV-EHU. El original está escrito en inglés, y os recomiendo leer otros artículos de MI sobre diferentes temáticas. Puedes seguir a Mapping Ignorance en Twitter y Facebook para estar al tanto de las últimas actualizaciones.

Si te ha gustado la entrada, más abajo puedes compartirlo. Y si te gusta el blog puedes seguirme en TwitterGoogle+ o suscribirte por RSS o por correo electrónico (en la columna lateral).

Anuncios