Efecto Streisand: ejemplo práctico

El Efecto Streisand se reduce a lo siguiente: una persona relativamente famosa intenta retirar contenidos que ha publicado un medio o alguien en internet mediante amenazas legales, dando más notoriedad a la noticia que pretendía censurar. Y es que a la red le encanta el chafardeo, y si alguien quiere censurar algo nos entra curiosidad por saber qué narices es. Se llama Efecto Streisand en honor a Barbara, que intentó censurar una foto aérea de su casa. La foto, a la que inicialmente muy poca gente había dado importancia, tuvo una enorme repercusión mediática a causa de la amenaza de censura.

Y ahora vayamos con un ejemplo más actual. En mayo de 2011 Jose María Mateos @rinze publica en su blog Las Penas del Agente Smith una entrada describiendo las prácticas de una tarotista televisiva. Y hoy leo en el blog de Artuto Quirantes @elprofedefisica, Física de Película, que el primero ha sido amenazado por un bufete de abogados que supuestamente representa a Maruja Zorrilla. He aquí mi colaboración al efecto Streisand, para que tengáis un ejemplo práctico. Aquí puedes encontrar el artículo original, aquí la entrada donde descubrí la denuncia y a continuación copio y pego integramente la entrada original. Y si compartís esta entrada o la entrada original estaréis tomando parte activa en el efecto Streisand.

Maruja Zorrilla, o cómo seguir el manual del buen tarotista

Hola, soy Maruja Zorrilla y se han pasado con el retoque. Fuente: http://www.elmejortarot.com/

De todos los infames programas que uno puede localizar en la parrilla televisiva a la hora de la cena, hay uno que destaca por encima de todos los demás. Me comencé a enganchar a él después de la lectura de El tarot, ¡vaya timo!, de Javier Cavanilles. Tiene todo lo que se le puede pedir a un programa de entretenimiento: tensión, drama, giros de última hora e increíbles efectos especiales (vean aquí a la derecha). Les hablo, concretamente, del programa de tarot de Maruja Zorrilla en el canalbienestar TV / astrocanal de la TDT.

Por una simple llamada a un 806 podrán conocer todo aquello que les preocupa y que solamente está al alcance de las cartas de la señora Maruja. ¿Amor? ¿Dinero? ¿Trabajo? ¿Llevo algún espíritu subido a la chepa? No se preocupen: este prodigio televisivo tirará del manual del prototipo de echador de cartas y, tomando como base que quien llama a uno de estos programas y pregunta por algo es que tiene un problema precisamente con este determinado asunto, seguirá el guión. Como no puede ser de otra manera, sus predicciones se basan en frases completamente vagas y genéricas que esperan a que el oyente afirme, matice o corrija, para así poder proseguir por el camino establecido por la persona que se está gastando los euros al otro lado de la línea.

Lo que sigue a continuación es una selección de tres llamadas realizadas durante la edición del día 3 de mayo de 2011. La transcripción es lo más fiel posible utilizando una grabación de audio tomada durante la emisión y está recortada para que no quede un artículo excesivamente largo pero que a la vez permita ver la jugada con todo detalle. Disfruten.

Llamada 1, o cómo repetirle al oyente lo mismo que él va diciendo.

Maruja Zorrilla: Próxima llamada, ¿hola?

Incauta: Buenas noches, Maruja.

MZ: Hola, reina, ¿cómo te llamas?

I: Mira, soy Sagitario y me gustaría que me digas [sic] mi espiritualidad, por favor.

MZ: Sí. Sagitario, ¿lleva algún espíritu con ella? [Baraja las cartas, repite el mantra, comienza a repartirlas por la mesa] ¡Uh, llevas a un hombre, cariño mío! Me dicen en el corte un «sí». Es un hombre, cielo.

I: Eh…

MZ: Es un hombre.

I: ¿Qué te parece? ¿Mayor, joven…?

MZ: Espera, espera… tenéis unas prisas todas… ¿quién se te ha muerto… yo creo que de cáncer?

I: Pues sí, un… mis dos hermanos.

MZ: Es que son… son hermanos. Y llevas a los dos, no a uno, a los dos.

I: Y mi padre.

MZ: No, no, llevas a tus dos hermanos solo, aquí no metas a tu padre, que no está.

Llamada 2, o cómo hermanarse con la Seguridad Social

MZ: ¿Ya tenemos llamada, hola?

I: ¿Maruja?

MZ: Hola cariño, ¿cómo te llamas?

I: Soy Francisca.

MZ: Hola Francisca, ¿qué quieres saber, mi niña?

I: Pues la salud de mi madre.

MZ: ¿Cómo se llama tu madre?

I: Josefa.

MZ: Josefa, la madre de Francisca, el problema de salud que tiene, ¿es realmente grave? [Repite el mantra, baraja las cartas, las reparte] ¡Huuy! ¿Tu madre ha estado ingresada en el pasado en el hospital?

I: Sí, el domingo.

MZ: El domingo. Es que sale un ingreso… sale que ha salido, o que sale, y sale que tiene muchos achaques y que los médicos no me la están haciendo mucho caso. No sé por qué, pero la veo como que los médicos no le dan importancia a lo que tiene. ¿Qué le han dicho los médicos?

I: Pues mire usted, que tiene lo del cerebro, que no le irriga bien el cerebro y se queda sin oxígeno.

MZ: Se queda sin oxíg… ¡exacto! Pero no la están… a ver: para determinarla más tendrían que hacerle un chequeo general.

I: Si le han hecho de todo en el Reina Sofía el otro día.

MZ: El domingo.

I: Sí, el domingo, el domingo.

MZ: Sí, pero le han hecho todo así de urgencias. Deberían volverla a llevar y que la vean más detenidamente.

Llamada 3, o cómo recular con tirabuzón

MZ: ¿Ya tenemos llamada, hola?

I: Hola, Maruja.

MZ: Hola, reina, ¿cómo te llamas?

I: Mira, soy Libra.

MZ: Hola, Libra, ¿qué quieres saber?

I: Es que estoy así en un período bajo, tengo así todo un poco estancado. Quería ver si me veías… a ver si me das un poco de esperanza.

MZ: Un empujón. A ver, Libra, ¿le va a cambiar un poco la vida de aquí a tres meses? [Repite el mantra, baraja las cartas y reparte sobre la mesa] Bueno, eres una mujer muy fuerte. Me dicen las cartas que es que te has quedado un poco achicada por… por, por… ¿qué tienes, un hijo con problemas?

I: No, no, no tengo hijos.

MZ: Es que te ha salido en pasado. Te has preocupado mucho por una persona joven, ¿por qué?

I: No, pues no tengo a nadie, soy hija única, no tengo…

MZ: ¿Y por qué sale una persona joven? Que si vas a salir… ay, puede ser… puede ser… escucha… ¿que si vas a salir de todo? Sí, sí, sí, sí, sí [señalando las cartas]. Eh… ¿estás muy preocupada o te vas a preocupar, vamos a decirlo así?

I: Estoy muy preocupada, ahora, sí, por mi futuro sentimental y laboral.

MZ: ¡Eh! ¡Es que es por un hombre!

I: Me preocupa más el tema laboral, pero bueno.

MZ: Pero pareja sí que tienes, o…

I: No.

MZ: … pues te sale aquí una persona, cariño mío. Te sale trabajo, te sale pareja, te sale dinero…

Anuncios

Un comentario en “Efecto Streisand: ejemplo práctico

  1. Pingback: El ataque a la educación y las escuelas Waldorf | Haciéndome el Sueco

Los comentarios están cerrados.